Ni putas ni sumisas

Esto al principio solo afectaba a las hermanas, pero luego pasó a afectar a toda la barriada. Así perdieron las jóvenes buena parte de las libertades conquistadas durante las décadas de y Esta presión se acentuó y se hizo opresión. Se instauró un auténtico control sobre la vida de las chicas, sobre sus idas y venidas.

Ni putas ni sumisas | Doce Miradas

Las salidas se redujeron; se les imponía una hora de regreso y la obligación de ir siempre acompañadas. Se instauró un control estricto de sus amistades masculinas y proseguir los estudios se convirtió para ellas en una auténtica batalla. En una etapa siguiente, la misión de vigilar a las hermanas no recaló unicamente en el hermano mayor, sino en todos los chicos del barrio. Así, chicos sin trabajo apostados en la calle, con el pretexto de controlar a las chicas, ejercían contra ellas la violencia verbal, las insultaban.

Cuando las encontraban en la calle, les decían que volvieran a casa o le contarían a su hermano dónde las habían visto y con quién. En otra etapa ulterior, los chicos pasaron a la intervención directa, a molestar a las chicas. A partir aproximadamente de , la violencia se extendió por los barrios de la mano de la descomposición social. Las chicas tenían prohibido maquillarse o vestirse a su antojo. Se acabaron los vaqueros y las camisetas.

En una fecha que Fadela Amara no precisa, comenzaron a aumentar alarmantemente las violaciones en grupo y los asesinatos. Pues, como era de esperar, de manera diversa. Unas interiorizaron este control y regresaron a las tradiciones patriarcales. Otras optaron por parecerse a los chicos, imponerse para que las respetaran y adoptar sus herramientas y armas. Ya en en la Maison des Potes de Clermont-Ferrand habían creado una Comisión de Mujeres para hacer frente a la violencia que en adelante no hizo sino crecer: En junio del año organizaron un seminario de formación en feminismo que fue un gran éxito y, así, se animaron a preparar durante los Estados Generales de las Mujeres de los Barrios.

El primer paso lo constituyeron los Estados Generales locales , que se celebraron en ciudades grandes del país, con el objetivo fundamental de que las chicas supieran que lo que les sucedía no era algo aislado, sino que esa misma situación se repetía en los suburbios de Estrasburgo, Burdeos o Marsella.

La segunda, revisar la sociedad en lugar de a las familias y crear unas obligaciones nuevas que sustituyan las históricas. Yo propongo la segunda opción. Y propongo reelaborar los horarios para hacer compatibles la vida laboral y la vida familiar. Propongo también que los hombres se involucren al 50 por ciento en la vida familiar.

Es cierto que los hombres prefieren mujeres Sumisas?

No es necesario que esperen al divorcio con custodia compartida para reorganizar su tiempo. Propongo también que se revisen los contenidos escolares, a ver si conseguimos interesar a los alumnos y no aburrirlos como ostras. Seguir a mujeresenred Otros textos Biblioteca: Seguir a gemmalienas Rebeldes, ni putas ni sumisas Gemma Lienas Editorial: Seguir a mujeresenred.

Que era preciso desarrollar una verdadera política, con los medios pertinentes, para desenclaustrar a las barriadas obreras y mezclar a las poblaciones, social y étnicamente. Teníamos el convencimiento de que, desde que se había empezado a hablar del malestar de los suburbios en la década de los ochenta, desde lo acaecido en las Minguettes, que había desembocado en particular en la Marcha de los Beurs, el objetivo seguía siendo el mismo: Si nos hubieran hecho caso en aquella época, tal vez la situación no habría degenerado hasta este extremo.

Las primeras explosiones agresivas fueron sofocadas y no se oyó hablar de ellas o acaso muy poco. Pero nosotros ya las habíamos localizado. Se produjeron secuestros y repatriaciones, matrimonios forzosos e incluso asesinatos de hijas descarriadas. Luego, en noviembre de , pasó lo de Sohane, aquella joven de 18 años que fue quemada viva por un chico en un cuarto de basuras en Cité Balzac, Vitry-sur-Seine.

Ni putas ni sumisas

Enamorado despechado o lío entre jóvenes: También a consecuencia de esta tragedia, en junio de , se constituyó un colectivo denominado Féminin-Masculin cuyo objetivo es promover el respeto a las mujeres en las barriadas obreras. Por consiguiente, el asesinato de Sohane marcó un punto de inflexión, pero nosotros ya éramos conscientes de la situación y habíamos empezado a reaccionar bastante antes. Cuando en el año entré a formar parte del equipo nacional de la Federación de las Maisons des Potes, con el cargo de responsable de la Comisión Nacional de Mujeres, hice mucha presión para que convirtiéramos la cuestión de las mujeres en una de nuestras campañas nacionales.

Atacar dicho malestar desde el punto de vista de las mujeres significaba plantear el marco político.

Otros textos

Ya no se hablaba de un malestar impalpable, difuso, irracional, sino de personas, de chicas en situación de desamparo extremo. Ya habíamos tenido muchas conversaciones con Malek Boutih cuando era presidente de SOS Racisme; por cierto, fue una de las personas que nos apoyó activamente. Así es que, a partir del año , empezamos a crear comisiones de las mujeres por doquier en las Maison de Potes y asociaciones afiliadas en todo el territorio nacional. Fue entonces cuando decidimos organizar para las mujeres de los barrios un seminario de formación sobre el feminismo y su historia.

El desafío era tremendo, pues, en estas barriadas, a las chicas les importa un pimiento el tema. Ir a hablar del derecho de cada cual a elegir su vida, de anticoncepción, de independencia económica en los barrios era una pura quimera. A raíz de este seminario y de las peticiones de palabra y los debates trabajamos durante todo el año en la preparación de los Estados Generales de las Mujeres de los Barrios, al tiempo que proseguíamos las actividades habituales de la federación comidas en los barrios, campamentos internacionales de solidaridad, venta de abetos de Navidad, etcétera.

El objetivo fundamental era que todas las chicas se concienciaran de que no estaban aisladas, de que la situación que ellas vivían se repetía en todos los suburbios. Habíamos reflexionado detenidamente sobre cómo lo íbamos a firmar: La expresión "todas putas menos mi madre" nos parecía la ilustración misma de la manera en que los hombres consideraban a las mujeres en los barrios. Pues no, no éramos putas, pero tampoco éramos las muchachas sumisas que se suponía en el exterior.


  1. tarot divinatoire travail gratuit?
  2. sitio de citas en internet;
  3. .
  4. !
  5. benicio del toro dating catherine keener.
  6. Ni Putas ni Sumisas. El sexo en los guetos urbanos.;
  7. la bola del mundo madrid.

Y por eso elegimos ese lema, Ni putas, ni sumisas, que probablemente escandalizó a algunas personas, pero que tenía el interés de ser eficaz. Francia, Les Femmes des Cartiers. Ni putas ni sumisas.

Ni Putes Ni Soumises

Seguir a mujeresenred Otros textos Temas: Inmigración Países: Seguir a mujeresenred. Poder, autoridad y mujeres Autoridad de las mujeres.

Menú de navegación

Autoridad femenina. Redistribución y reconocimiento: Movimientos de mujeres.


  • Quizás también te interese.
  • mejores sitios para conocer gente bogota.
  • .
  • memes para hombres solteros.
  • Opinión y blogs.
  • porno con chicas.
  • Mujeres y cambio: Portada Agenda.